domingo, 15 de mayo de 2016

SE ME VAN LOS PIES


Música, la música, me acompaña a todas horas, lo envuelve todo, me protege como una vaina donde yo me debo transformar, curar, limpiar o sumergirme en un silencioso e íntimo viaje iniciático. 
Pongo música durante todo el día, desde que, por fortuna, abro los ojos cada mañana.
Ella puede ser el reflejo de mi estado de ánimo o darme energías. Me habla a todas horas y lo agradezco porque yo tengo ya poco serio que decirme. A veces, me hace sonreír y otras me cuenta cosas importantes que necesito oír en ese momento. Ánimo, Jump. Vive, Alive and Kicking. Siéntete agradecida por el nuevo día, Morning has broken. Ama, amar es de valientes, Simply the best. Muere y vuelve a vivir, I don´t like the mondays. Why? ¿no te das cuenta que eres como un English man in New York? Sabes que más tarde o más temprano, In the air tonight.
Así que mi historia, pequeña, auténtica o no, intensa, estúpida o inútil, no lo sabré hasta que pase al otro lado. Mi historia digo, retales de momentos propios y ajenos, siempre ha ido e irá acompañada de dos cosas fundamentales, música y amigos-amores peludos, en su mayoría perros y gatos.
Hoy, cocinando seitán con arroz basmati y salsa de almendras me dí cuenta de que se me iban los pies.

Aún recuerdo cómo se baila. Recupero el espacio con movimiento, mentalmente. Hago eco del sonido, mentalmente. Me proyecto en la pared como si fuera el futuro, mentalmente. Pero aún recuerdo cómo se baila. Sonaba Modern Love de David Bowie y como él dice, me siento parada en el viento, protegida por mi vaina.© Al de la Fuente.



lunes, 19 de mayo de 2014

UN PUNTO EN LA MEMORIA

¿Existe?
¿Existo?

Con frecuencia me inclino a creer que todo esto no es más que una broma demasiado irónica,  una idiotez sin trama, una herida del tiempo, un cinismo del futuro.

A menudo imagino al Ratoncito Pérez dejándome respuestas debajo de la almohada
¿Estará Papá Noél rapado y tatuado? debería

¿Existen los ángeles?
¿hay algo más allá de las nubes que veo desde mi ventana?

Juego a medir las estrellas con dos dedos y un ojo cerrado. Meto la luna en el círculo que formo con los dedos pulgar e índice.

Prefiero ignorar que he estado dentro del círculo de los dedos de alguien.
De lejos, de lejos, cada vez más lejos.
Lo más lejos posible porque deseo ser tan sólo un punto en la memoria. Ser nada. No queda nada, ya casi.
©Alicia de la Fuente





miércoles, 30 de abril de 2014

ALGO NUEVO QUE HE APRENDIDO

ALGO NUEVO QUE HE APRENDIDO

Te veo reflejada en el cristal de la ventanilla del tren
Parece que sales del paisaje y perteneces a él.
Te veo claramente, con detalle y me fijo en tus manos. Se mueven pausadas, como alas de mariposas. Rebuscas en el bolso, te colocas el pelo, entrelazas los dedos. Tú no, pero tus manos saben que te miro.
El perfil de tus labios dicen mucho de tus risas y tristezas.

Puedo reflejar en el cristal de la ventanilla del tren una sonrisa para ti, tal vez más de una, pero no las verías. Yo tampoco quiero. De alguna manera he decidido que con esos breves instantes es suficiente. He sido un reflejo momentáneo, algo nuevo que he aprendido.

Saber ser un reflejo, algo inapreciable es como saber formar parte de lo intemporal, no ser pasado, presente ni futuro. Es como flotar en una especie de elemento invisible que te contagia de inmaterialidad.

No tengo más importancia que una ráfaga de aire, una gota de agua, un olor recuperado, una imagen recurrente, un sueño imposible de recordar, un sonido perdido, un roce inadvertido...
Y así, de mejor manera, formo parte de la vida. Ahora está , ahora desaparece.
- Mis presentimientos han estado puliendo la verdad. Cierro los ojos y bailo al borde del tejado.Podría volar-
©Alicia de la Fuente